El Marruecos más gaditano

El Estrecho de Gibraltar es una frontera natural que ha dejado a primos hermanos separados por el océano. Pero el recorrido por Marruecos ofrece un viaje maravilloso que puede hacerse a “la gaditana”. Por eso, aunque desde Sur Tour no realizamos rutas por el país vecino, sí que hemos querido ofreceros una ruta diferente que se vincula a esta tierra que tanto amamos. Un recorrido pausado y tranquilo por el marruecos más gaditano.

La historia ha unido el norte de África y el sur de Europa: Marruecos con Cádiz. Lo que unido a un clima y una geografía similar a creado caracteres similares. 

Tanto que es más lo que nos une que lo que nos separa

  • Gentes abiertas que hacen vida al borde la calle. Sonrientes y alegres ofrecen lo mejor que tienen al visitante y amigo.
  • Gastronomía rica y variada que, sobre todo en la costa, se hermana en su pescado frito y pescado fresco.
  • Una Historia de amor y odios que va de la mano. Desde la llegada de los fenicios hasta la actualidad.
  • El olivo, el chaparro, montes verdes desperdigados a uno y otro lado del Estrecho

La ruta gaditano-marroquí:
Chauen

Comenzamos nuestra ruta en Chefchauen o  Chauen. La pequeña localidad del Rif fue fundada en 1457 por población llegada de Al-Andalus. 

Las leyendas gaditanas llevan hasta Vejer la fundación de la ciudad, que se haría a imagen y semejanza del pueblo andaluz por cuestiones de amor. Lo que ha llevado a que ambas localidades estén hermanadas y que en Vejer se le recuerde junto a la puerta cerrada.

De calles estrechas y azules, es una ciudad llena de vida, que se arremolina entre la Gran Plaza y la fuente de la cascada. Un entramado de cuestas que nos recuerdan a nuestros pueblos blancos y con rincones (como el que os mostramos) que parecen sacados de Setenil de las Bodegas. 

Un lugar que se ha vuelto demasiado turístico en los últimos tiempos, pero que aún guarda remansos de paz. De horas sentado en la puerta de la casa escuchando a los artesanos trabajar; o que se llena con la risa de niños jugando.

Además, cuenta con una pequeña medina dónde comprar algunas cosas y una gran vida nocturna. Eso sí: mucha precaución con lo que compras. Te ofrecerán hachís en cada esquina, pero la posesión está prohibida y no querrás acabar en una cárcel local en vez de disfrutando de un té al anochecer.

 

Qué no debes perderte en Chauen

Las cataratas de Chauen

Donde comienza el camino a la mezquita española, es una gran fiesta. No te sorprendas si entre locales y turistas te cruzas con avestruces (y no estamos locos) o pavos reales. Un lugar en el que el ocio y la tradición, se unen. 

La medina vieja

El entramado de calles entre las murallas es un verdadero zoco en el que podrás disfrutar de artesanía y buena comida entre callejuelas azules en constante subida y bajada.

Fez: la capital del reino

Fez es una de las grandes ciudades de Marruecos. Situada en el centro del país es, quizá, uno de los enclaves más antiguos y señeros que encontraremos en el reino vecino. 

Pasear por su medina vieja es llenarse de olores: de especias, de las curtidurías, de la fruta. Pero también es adentrarse en el Marruecos más profundo. El de calles que nunca ven la luz del sol, por la que los mulos piden pasos cargados de productos para vender en sus mercados. 

Fez la de las 500 mezquitas y las 40.000 almas que viven en su barrio viejo, bullicioso durante el día, terriblemente sombrío al caer la noche.

Una noche que sale de las murallas para llenar de risas y voces las plazas de la zona cercana. Una forma diferente de vivir la ciudad es subir a alguna de sus muchas terrazas y disfrutar de la gastronomía y las vistas de la medina. 

También hay un fez moderno, del siglo XXI, que se llena de tiendas y lujos pero ese se aleja de nuestro recorrido. 

Elegimos Fez como segundo destino porque nos lleva al Cádiz medieval. ¿Sabías que la capital de la provincia no pertenecía a ningún reino peninsular antes de su conquista por Alfonso X?

La ciudad de Cádiz, rodeada de altas murallas y silenciada por la historia en su época musulmana, debió ser un puerto comercial y militar de cierta importancia. Seguramente en ella ya habría genoveses, que le permitieron continuar comerciando tras la llegada de los cristianos en 1262 (aproximadamente). 

Pero hasta ese momento, el rey de Cádiz fue Jacob Abeyucef, rey de Fez.

Qué no debes perderte en Fez

Fez tiene tanto que ver que es complicado resumir qué no debes perderte. Por eso os vamos a dar solo tres ejemplos de lugares que debes visitar. Teniendo en cuenta que dos de ellos se enmarcan en el tercero. 

Madrasa Atterine

La Madrasa es una escuela de estudios coránicos y es una de las más antiguas del mundo. Está construída aproximadamente en 1325 y entrar en ella es volvar a la Alhambra de Granada

Medina Vieja

Es el centro turístico y vital de la ciudad. Rodeada de murallas se abre al mundo por 14 puertas. Recorrerla con tranquilidad, siguiendo los sonidos de los artesanos es la mejor forma de hacerlo. Y recuerda: el regateo es modo de vida.

Curtiduría de Chouwara

Prepárate para un espectáculo de colores en la curtiduría más famosa de Marruecos, a la que se llega tras recorrer un laberinto de callejones. Eso sí, el olor puede ser nauseabundo. 

Volubilis

Si pasear por Baelo Claudia u Ocuri es dar un paso atrás en la historia y recordar el esplendor romano, Volubilis no la va zaga. Situado a menos de 2 horas de Fez, la ciudad romana es la más antigua y mejor conservada del país. 

Dos recomendaciones: 

  • Antes de entrar informate bien de los precios o te podrás encontrar una subida repentina de 6 o 7 € por persona. 
  • No vayas a horas de mucho calor, no encontrarás sombras.

Recomendaciones para viajar aMarruecos

  • Puedes llevar tu vehículo, pero te será más rentable alquilar allí que cruzar con él. Si puedes hacerlo, mediante agencia internacional, con una oficina local, será lo mejor. Eso sí, mucho cuidado en las carreteras, las normas de circulación no suelen cumplirse.
  • Busca un guía local. Pero siempre que sea oficial y cierra los precios antes. En tu hotel podrán informarte. Y ¡OJO! los guías no oficiales no pueden entrar en las medinas y otros lugares, por lo que puedes haber pagado (lo mismo que a un guía oficial) y quedarte sin tour.
  • Cuidado con los transportes públicos. Son muy impuntuales y los taxis pueden ser compartidos. Si coge un taxi, que sea oficial y si vas a cambiar de ciudad, cierra el precio con antelación.
  • La gente es muy agradable y muchos intentarán ayudarte de buena fe, pero otros no. Siempre es mejor un 'No, gracias', que un 'Necesito ayuda'.
  • Compra tarjeta móvil. Hay tarifas realmente buenas: prepago, con 5 Gb de datos de internet, sobre 10 €. Eso te permitirá llevar el GPS siempre.
  • Busca los Riad para dormir. Es una experiencia única por el trato cercano y por permitir vivir al estilo marroquí. Sigue las instrucciones de tu anfitrión, nadie mirará por ti como él.
  • No bebas agua del grifo. En Fez, por ejemplo, el agua es muy buena, pero nuestros cuerpos no está preparados.
  • Para evitar problemas gástricos usa protector de estómago. Y fortasec (o alguna variante) siempre a mano.
  • Regatear es una forma de vida. Pero que el regateo no se convierta en un abuso. Piensa si pagarías ese precio en España y pagalo, pero no humilles al vendedor por bajar un simple euro.

DEJA UN COMENTARIO

Visit Us On FacebookVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram